Te he envuelto mis pedacitos de realidad en papel de caramelo, de ese de colores brillantes, para que los desenvuelvas con cuidado y los saborees a tu gusto... disfrútalos.

sábado, 28 de mayo de 2011

Y decirte dónde me dueles. Al ritmo de Charlie Parker que es ya casi lo único en lo que creo. Con tus gafas en la mesilla y ese olor a especias que sube de los mil restaurantes asiáticos de tu calle. Que me rocen las yemas de tus dedos y tus palabras. Tus suspiros en mi nuca y esa voz que es todo el oxígeno que necesita la habitación. Tu olor y mis ganas. Tu sonrisa contra mi cuello. El humo enredándose en mi pelo y las ganas de chillar. Que sí, que somos tú y yo. Inevitable. Absurdo.

1 comentario:

Mariette dijo...

Sobre todo eso, absurdo.

Me pegaría un tiro, pero no hice la compra.